Pechugas de pollo al oregáno

Pechuga de Pollo al orégano

Receta de Pechugas de pollo al oregáno

Si estamos comenzando a cocinar, las pechugas de pollo al oregáno son una receta muy simple que podemos realizar de manera sencilla y con un sabor casero muy peculiar. Al adentrarnos en el mundo culinario no solemos tener mucha experticie sobre que elementos podemos mezclar y cuáles no, esta receta bastante simple, nos muestra como podemos juntar elementos como el vino y la salsa de soya en un almuerzo combinando elementos que nutren y son favorables para el cuerpo en las actividades del día.

¿Cómo preparamos las Pechugas de Pollo al Orégano?

Lo primero que debemos hacer es alistar todos nuestros ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo
  • 2 cucharadas pequeñas de oregáno
  • 1 taza de salsa de soya
  • 1 taza de vino blanco
  • Cuatro dientes de ajo
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación de Pechugas de Pollo al Orégano

Con todos los igredientes listos marinamos las pechugas en un bowl con todos los ingredientes juntos, los dientes de ajo los podemos picar en pequeños trozos, dejamos el pollo por unos treinta (30) minutos en el mismo bowl, lo tapamos con envo – plast, o en su defecto si lo haces en un recipiente que no sea un bowl, siempre procura que tenga su tapa, de esta manera el marinado no perderá su escencia y el pollo tendrá la cantidad de sabor que desamos que tenga a la momento de estar listo.

Un vez que las pechugas tengan todo el sabor que les aportó el marinado las sacamos del recipiente o bowl y las cortamos, las podemos cocinar enteras, en tiras o en trozos, calentamos el sartén a fuego lento con un chorrito de aceite de oliva, agregamos el pollo solamente si en el marinado. Lo dejamos cocinar lentamente no del todo mientras pooco a pococ vamos añadiendo el resto del marinado, de esta manera el pollo no solamente tendrá el sabor que absorbió durante la marinación también se cocinara junto con el mismo jugo en el que estuvo por treinta minutos (30) durante la cocción del pollo puedes agregarle más sal y pimienta a tu gusto, te recomendamos hacerlo en medidas que propcuren no eliminar el sabor del oregáno.

Ya con las pecugas te recomendamos acompañarlas con vegetales verdes, puedes hacer una ensalada de lechugas con rúgula, también al estar las pechugas listas puedes ponerlas sobre una cama de espinácas, con el calor de las pechugas se ablandaran y el sabor de las mismas desarrollaran una buena conjución de sabores.