Pisto con pollo

Receta de Pisto con Pollo

Receta de Pisto con pollo

El pisto con pollo es una comida veraniega mediterránea que es conocida por su preparación en casa sobre todo por los españoles, quienes basan su alimentación en vegetales frescos, el consumo del aceite de oliva y las proteínas cocidas siempre horneadas o a la plancha. La comida mediterránea es muy recomendada para las personas que desean tener un habito alimenticio más equilibrado.

Este plato mediterráneo mezcla lo mejor de las hortalizas y el pollo en una sola comida creando un aporte nutricional completo para nuestro cuerpo. Esta receta funciona para un almuerzo sencillo, su preparación no es complicada y se puede hacer en poco tiempo, podemos realizarla en casos de encontrarnos apurados o de querer comer algo ligero que nos ayudara a cuidar nuestro sistema por los ricos nutrientes que aporta; el pollo al ser una proteína nos ayuda a tener la energía que solicita el organismo, los pimentones son unos de los vegetales que contienen más proteína y entran dentro del grupo de los alimentos alcalinos. ¿Deseas comer mas sano? Esta receta te enseñará cómo.

¿Cómo preparamos el Pisto con Pollo?

Antes de preparar esta receta es importante organizar cada uno de los ingredientes

Ingredientes

  • Pechugas de pollo
  • Pimentones rojos (150 gr)
  • Pimentones verdes (150 gr)
  • 300 gr de cebolla (picadas en trozos)
  • 300 gr de calabacín (en trozos)
  • 500 gr de tomate triturado
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 1 cucharada pequeña de sal
  • Pimienta al gusto

Método de preparación del Pisto con Pollo

Al tener listas todas las verduras en trozos (pimentones, cebolla y calabacín) En un sartén grande agregamos los 50 gr de aceite de oliva y sofreímos los pimentones, las cebollas y el calabacín, cuando estén cocidos le agregamos el tomate triturado junto con la sal y la pimienta hasta que reduzca todo el jugo el contienen los tomates.

Mientras se cocinan nuestros vegetales, cocinamos las pechugas de pollo a la plancha con un poco de sal, esperemos a que estén del todo listas y las agregamos al sartén en donde se encuentran los vegetales para que se terminen de cocinar.

Un plato muy simple y delicioso de hacer, al tener todo cocido estaremos listos para comer. Puedes acompañar esta receta ligera con una ensalada de lechugas puedes utilizar lechugas romanas ya que su sabor es muy neutro y mantiene las esencias o algún otro acompañante que nos permitan disfrutar los sabores de todos vegetales, como el arroz o las patatas.