Pollo a la cazadora

Pollo_a_la_Cazadora_0000x0000_0

Pollo a la cazadora

Conocido como pollo alla cacciatora es un plato de origen italiano de la gastronomía toscana, se le conoce por ser un plato “rendidor”, de casa, y muy delicioso al ser un plato típico de la cultura italiana.

La gastronomía toscana se basa en mantener la simplicidad en sus platos, son ricos en nutrientes y proteinas por lo tanto son recomendados para una alimentación más saludable, utiliza el aceite de oliva y distintos vegetales: esparrágos, guisantes, hinojo entre otros. Si te interesa agregar la comida toscana a tu vida este típico plato a base de salsas guisada y vino blanco será una grana experiencia para ser preparado y para comer.

¿Cómo preparamos el Pollo a la Cazadora?

Preparamos y organizamos cada uno de nuestros ingredientes para mantener el área de la cocina en orden, este tipo de comidas utilizan varios ingredientes que debemos mantener cerca pues unos son agregados durante la cocción del plato.

  • Un pollo despresado en partes, utilizaremos sólo ciertas partes del pollo: muslos, alas de pollo y los cuadriles o partes altas de los muslos del pollo
  • 1 lata de tomates
  • 1 cebolla grande
  • 8 dientes de ajo
  • ½ taza de vino blanco
  • ¼ de taza de perejíl
  • 1 taza de caldo de pollo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 hojas de laurel
  • 2 ramas de romero
  • Sal y pimienta al gusto

Método de preparación de Pollo a la Cazadora

Sobre un sartén grande vierte las cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva y déjalo a fuego lento, corta la cebolla y el ajo en trozos y sofríelas por un tiempo estimado de diez (10) minutos, revuelve ocasionalmente hasta que agarren el color del aceite y lleguen a su cocción. Una vez cocidas retíralas del sartén dejando el aceite para cocinar el pollo con el sabor que adquirió el aceite, dale vueltas a las piezas por ambos costados por cinco (5) minutos. Agrega el vino y permite que se adhiera al pollo hasta que se evapore del sartén; al mismo tiempo esparece sobre el pollo la lata de tomates, coloca las hojas del laurel y el perejíl, para que se termine de cocinar todo junto y adquiera el sabor deseado.

Al estar listo puedes organizar tu comida en un plato hondo, acompañando el pollo de vegetales cocidos como: zanahorías, guisantes, esparrágos o un pure de patatas. Puedes preparar este plato para alguna ocasión especial o un almuerzo si deseas aportarle el tiempo necesario.