Pollo al horno al vino blanco

Pollo al horno al vino blanco

Receta de Pollo al horno al vino blanco

Otra variante del pollo al horno, que seguro deleitará el paladar de toda tu familia y el tuyo propiamente, es el pollo al horno al vino blanco.  Siendo también una alternativa bastante económica para cocinar, resulta realmente exquisita al gusto. El vino blanco, da un sabor bastante ligero, que se conjuga perfectamente en su reducción, con los jugos propios de la carne del pollo y las verduras, ¡una fiesta de exquisito sabor! ¡Acompáñanos y prueba hacer una receta que no te va a defraudar!

¿Qué ingredientes necesitas para preparar el pollo al horno al vino blanco?

Para consentir a tu familia con un pollo al horno al vino blanco  fuera de serie, estos son los ingredientes que deberás tener a mano. (Receta para cuatro porciones):

  • 1 pollo entero
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 5 patatas medianas
  • 2 tomates
  • 1 copa de vino blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 rama de orégano
  • 2 hojas de laurel
  • 1 rama de perejil
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación del pollo al horno al vino blanco

  • Primero, limpia muy bien el pollo quitando todo el exceso de grasa, con agua hirviendo. Precalienta el horno a 180°C. Procede a lavar y pelar las patatas y córtalas en rodajas de un centímetro de grosor. Pica finamente todas las hierbas. Lava los tomates, la zanahoria y la cebolla y pícalos en trozos pequeños.
  • En una bandeja para hornear o un envase de vidrio refractario, vierte primero el aceite de oliva y coloca las patatas por toda la fuente, de manera que queden como una cama para el pollo. Coloca el pollo sobre las patatas y dispón a los lados los tomates, la zanahoria y la cebolla. Ahora, coloca las hierbas picadas sobre las verduras y termina por salpimentar el pollo y cubrirlo con el vino blanco. Recuerda seleccionar un buen vino blanco, vale más la calidad del mismo que otro de un precio económico que tal vez no aporte sabor. Te recomendamos un Sauvignon Blanco Chardonnay, cualquiera de ellos sirven como excelente base para cocinar tanto carnes blancas como verduras.
  • Introduce la bandeja o envase con el pollo en el horno y cocínalo por hora y media. Cada 15 o 20 minutos, deberás sacar el pollo y darle la vuelta, para que tenga una cocción lo mejor distribuida posible. Sabrás que está listo, cuando haya quedado con un apetitoso color dorado y la carne este bien jugosa.
  • Una vez listo, retira del horno y  ponlo a reposar en el mesón unos 15 minutos. Sírvelo junto a las verduras y las patatas que serán tu guarnición ¡y voilà, ya tienes un pollo al horno al vino blanco, para consentir a los tuyos y ganarte puntos en sus corazones! Extra tip: Combina este plato con una ensalada fresca de lechuga, tomate y palmitos y harás de este sencillo plato, algo realmente excepcional y digno de recordar.