Pollo al horno con arroz

pollo al horno con arroz

Receta de Pollo al horno con arroz

Un pollo horneado y acompañado con arroz es un platillo que cada quien lo prepara a su manera. Esta flexibilidad permite maniobrar y saltar por todos los recetarios habidos y por haber.

Sin embargo, como siempre, aquí traemos una de las formas más sencillas y deliciosas de preparar un pollo al horno con arroz, sin que el arroz se quede pegado del fondo, y sin que el pollo pierda su crujiente y jugosa característica.

Toma nota del paso a paso. Los resultados están deliciosamente garantizados.

¿Qué ingredientes necesitas para preparar pollo al horno con arroz?

La lista de ingredientes que se ofrecen está pensada para 2 personas. Sabrás ya que deberás multiplicar en caso de que sean más personas. ¿De acuerdo?

  • Medio kilogramo de pechuga de pollo. Si no quieres pechuga, puedes probar con contramuslos fileteados.
  • 4 tazas de arroz
  • 3 zanahorias medianas
  • 1 patata mediana
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento grande (el color lo escoges tú)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 taza de guisantes
  • 3 clavitos de olor
  • Media taza de vino blanco
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • 3 hojas de laurel

Preparación de pollo al horno con arroz

  • En primer lugar, corta las zanahorias en rodajas no tan finas. Ya sabes que no queremos que se rompan al cocinarse.
  • La cebolla, el pimentón y el ajo pícalos en cubos pequeños. Si te da pereza filetear el ajo, puedes simplemente machacarlo. Sabe igual.
  • La papa o patata córtala en julianas o tiras no tan finas.
  • El pollo (sea pechuga o muslos) córtalo en cubos medianos y déjalos reposar 10 minutos en un envase con sal y pimienta.
  • En una olla grande, vierte aceite de oliva, suficiente como para cubrir el pollo que planeas cocinar. Un cuarto o la mitad de la olla debería ser suficiente.
  • Al estar caliente el aceite, cocina a fuego alto las piezas de pollo. Cuando el pollo esté dorado, sácalo de la olla y consérvalo en un recipiente holgado.
  • En la olla donde freíste el pollo, obviamente, quedará algo de grasa pegada al fondo. No se te ocurra fregarla ni lavarla con un desengrasante. Lo que harás es echar la media taza de vino blanco y raspar con una paleta de madera hasta que todo el fondo esté bien despegado. Cuando todo esto esté diluido, échalo en el recipiente junto al pollo.
  • Ahora bien, sin lavar la olla, porque se supone que has podido limpiarla bien con la paleta de madera, agrega un poco de aceite de oliva y a fuego medio sofríe la cebolla, el ajo, el pimentón y la zanahoria durante unos 5-7 minutos.
  • Vierte el pollo con el jugo, las hojas de laurel, pimienta y sal al gusto.
  • Agrega unas 8 tazas de agua y sube el fuego al máximo posible.
  • Apenas rompa el hervor, agrega las papas y deja cocinar por 10 minutos más.
  • Ahora bien, la parte que le da el nombre a la receta viene ahora. Agrega el arroz a la olla con el caldo.
  • Luego échale los clavos de olor, los guisantes y corrige la sal por si aún no tiene el sabor deseado.
  • Cuando el arroz esté cocido y agradable al masticar, apaga el fuego y deja en reposo por unos 5 minutos.

Este platillo debe servirse en un plato profundo, en forma de asopado. Si lo deseas, puedes rociar un poco de aceite de oliva y acompañar con pan.

Vídeo de la receta: