Pollo al jengibre

Pollo al jengibre

Receta de Pollo al jengibre

En esta oportunidad viajaremos a la cocina asiática para deleitarte con una preparación de sabores fuertes, definidos y aromáticos: pollo al jengibre. Una receta simple y acogedora, que abraza a los comensales en cálidas fragancias y emocionantes texturas. El pollo al jengibre conjuga tradición y técnicas básicas de gastronomía, como el sofrito y el salteado. ¡No esperemos más! Y lancémonos a este aventurado platillo.

¿Qué ingredientes necesitas para preparar pollo al jengibre?

Para preparar un sustancioso pollo al jengibre necesitas carne de pollo (obvio, ¿no?) especias y una sartén grande o wok. Sin embargo, anota los ingredientes exactos:

  • 1 jengibre
  • 2 cebollas
  • 1 chile rojo
  • 4 dientes de ajo
  • Jugo de 1 limón
  • 1 taza de caldo de pollo
  • 1 kilo de muslos de pollo
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 manojo de cilantro fresco
  • 1 cucharadita de chile en polvo
  • 400 mililitros de leche de coco
  • 2 cucharadas de aceite de girasol

¡Divino! ¿Puedes imaginarte el sabor picante de la cúrcuma y del chile en polvo? Todo fundido con el toque cremoso de la leche de coco. ¡Qué delicia! Ya tenemos todos los ingredientes, ahora confía en nosotros y descubre un plato satisfactorio y encantador.

Preparación de pollo al jengibre

  • No importa si compraste los muslos de pollo deshuesados. Debes lavarlos con agua y revisarlos. Quítales pedazos innecesarios, como cartílagos, grasa, excedentes de piel y sangre. Luego, enjuágalos nuevamente y sécalos con toallas absorbentes.
  • Corta cada muslo de pollo en 2 o 3 grandes trozos.
  • En una tabla para picar, corta finamente los dientes de ajo, el cilantro y el chile rojo (recuerda quitarle las semillas).
  • Debes lavar el jengibre, pelarlo y rallarlo.
  • ¡Muy bien! Busca un recipiente grande y coloca los trozos de pollo, añade el jengibre, los ajos, el chile en polvo, la mitad del cilantro, jugo de limón y 1 cucharada de aceite.
  • Revuelve todo muy bien y tapa el recipiente. Guárdalo en la nevera al menos 8 horas, para que la marinada se integre completamente.
  • Busca las cebollas y pícalas finamente. Si quieres ahorrar tiempo puedes utilizar un procesador de alimentos.
  • En un wok o sartén grande calienta 1 cucharada de aceite. Cuando esté caliente y brillante, añade la cebolla picada y cocina durante 8 minutos hasta que estén blandas.
  • Añade la cúrcuma y revuelve por 1 minuto más.
  • Retira los trozos de pollo de la marinada y viértelos en la sartén con el adobo; cocina a fuego alto hasta que el pollo comience a dorarse.
  • Es hora de agregar la leche de coco, el chile rojo y el caldo de pollo.
  • Tapa la sartén y cocina a fuego lento durante 20 minutos hasta que el pollo esté tierno.
  • Después de 20 minutos, destapa la sartén y agrega lo que resta del manojo de cilantro. Revuelve todo y retira la sartén del fuego.

¡Listo! Hemos terminado de cocinar un cremoso y fuerte pollo al jengibre. Acompáñalo con arroz salvaje y ensalada verde. Aunque unas verduras al vapor, le vendrían como anillo al dedo.