Propiedades y beneficios de la carne de pollo

Propiedades y beneficios de la carne de pollo

¡A todos nos encanta el pollo! Menos a los vegetarianos, claro. Pero es un alimento alto en proteínas y numerosos beneficios para nuestro organismo. Esta ave, la más popular del mundo, es clave para los regímenes alimenticios enfocados en mejorar la figura, pues es baja en grasas y calorías. Existen tantas formas de preparar pollo que es, casi imposible, aburrirse de él: sopa de pollo, crema de pollo, en una versión humeante como el estofado o servido a la plancha en una fresca ensalada. El pollo es versátil, sano y, como no, ¡sabrosísimo!

La carne del pollo es magra, es decir, que goza de grandes cantidades de proteínas y poca grasa. Ideal para impulsar el desarrollo y fortalecimiento de los músculos y mantener un peso saludable. No en vano, un fisicoculturista puede consumir 1 kilo de pollo en su dieta diaria.

Seguro te alegras cuando te sorprenden con una canasta de pollo agridulce o una jugosa milanesa de pollo a la parrilla, ¿sabes por qué te contentas? Porque este producto contiene triptófano, un aminoácido que genera una sensación reconfortante en nuestro cuerpo. Por eso una noble sopita de pollo calma los nervios y baja los niveles de estrés; de hecho, muchos especialistas consideran que este plato es un remedio casero contra el resfriado, congestiones nasales e inflamaciones.

Una dieta balanceada que incluya porciones justas de pollo evitará la pérdida ósea que desencadena la osteoporosis o artritis. De hecho, el consumo de esta ave fortalece la salud del corazón, controlando los niveles de homocisteína que provoca enfermedades cardiovasculares. La Asociación Americana del Corazón recomienda comer más pollo que carnes rojas, para aprovechar su nutritiva fuente de omega 3.

Un coro de vitaminas y minerales

El pollo no solo ofrece proteínas, también aporta vitaminas y minerales necesarios para mantener nuestro cuerpo en constante actividad. Por ejemplo, la vitamina B previene la aparición de cataratas, protege el sistema inmunológico, controla el colesterol alto y prevé el cáncer y la diabetes. El hígado de pollo contiene vitamina B2 que regenera el crecimiento del tejido y reduce los problemas de piel seca y labios agrietados.

La vitamina A mantiene la hemoglobina en niveles óptimos y evita la anemia; además contiene retinol y licopeno, lo que ayuda a tener una visión saludable.

Por su fuera poco, el pollo está colmado en sodio, potasio y fósforo un elemento que mantiene nuestros dientes blancos y sanos, al igual que el cerebro, los riñones y el hígado. El magnesio también está presente en este alimento, ayudando a calmar los síntomas premenstruales. El zinc aumenta nuestro apetito, por esta razón no podemos negarnos a un suculento pollo asado con vegetales al vapor. ¡Qué delicia!

Sin duda alguna, el pollo es una de las carnes más saludables que existen y se ha ganado un puesto de oro en nuestra mesa. Llenándonos de vida y reduciendo las afecciones de nuestro cuerpo, gracias a una dieta y nutrición balanceada.

Ahora nos provoca un suculento pollo guisadito con papas y especias. ¡Divino!

¿Tienes alguna duda? Déjanos un comentario

Your email address will not be published.