Valor nutricional de la carne de pollo

El pollo es una carne blanca considerada una excelente fuente de proteínas, vitamina B6, fósforo, niacina y selenio. ¿Lo malo? Es alto en colesterol. Sin embargo, se digiere con más facilidad que las carnes rojas y su composición nutricional depende de los factores ambientales y alimenticios del ave. No obstante, existen medidas generales que ayudan a ilustrar un panorama de la estructura nutricional de la carne de uno los productos más consumidos del mundo

Una porción de 150 gramos de pollo sin piel contiene aproximadamente 30 gramos de proteínas, 173 calorías, 346 miligramos de potasio, 232 miligramos de fósforo y 5.7 gramos de grasas, pero si el pollo viene con piel la cantidad de grasa es cerca de 14 gramos. Si hablamos del calcio que posee el pollo, 110 gramos aporta 17 miligramos de este nutriente. Por otro lado, esta carne es naturalmente bajo en sodio: 100 gramos de pollo solo ofrece 74 miligramos de sodio.

De acuerdo a esta descripción el pollo es uno de los alimentos más íntegros para componer una dieta versátil, económica y saludable. Su composición nutricional se caracteriza por sus proteínas de alta calidad y el contenido bajo de grasa. Además, la grasa del pollo es, generalmente, insaturada, es decir, que reduce los niveles de colesterol en la sangre, actuado como protector de las enfermedades del corazón.

Por estas características la carne de pollo es exitosamente recomendada por nutricionistas y médicos ante las alternativas de carnes rojas, como cerdo y ternera.  En cuanto a vitaminas, el pollo ofrece vitamina C, tiamina, riboflavina, niacina, betaína, ácido pantoténico, folato, vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12, vitamina A, E, D y K.

Los aminoácidos también constituyen buena parte de la composición del pollo, pues ayudan a la reparación y crecimiento de tejidos y la producción normal de ciertas hormonas. Por otro lado, 100 gramos de pollo contiene 20% de selenio indicado para hombres y 30% para mujeres, este es un oligoelemento que previene el daño celular combatiendo agentes cancerígenos y aumentando la producción seminal de los varones.

La carne de pollo goza de una increíble popularidad en los fogones de todo el mundo, por eso es un sustituto fiable y barato en las preparaciones que conlleven carnes más costosas. Su carne magra es  recomendada para integrar dietas bajas en grasas e hipocalóricas. Además, es perfecta para cocinarla de todas las formas posibles: al horno, parrilla, cacerola, asada y frita.

En resumen, podemos asegurar que la carne de pollo es una fuente nutricional saludable para nuestro metabolismo, que refuerza el sistema inmunológico, controlando los niveles de azucares en la sangre y ayudando al desarrollo celular del sistema nervioso. Sin olvidar su poder energético, ideal para las personas atletas.

Para asegurarnos de consumir una pieza de pollo saludable, cortemos toda la grasa visible y escurramos la grasa que se desprende después de la cocción. Tampoco utilicemos grandes cantidades de aceite, porque eso restaría notoriamente los beneficios de la carne.

¿Tienes alguna duda? Déjanos un comentario

Your email address will not be published.